FORMACIÓN ESTÉTICA VISUAL (FEV)

El dibujo

  Es la representación gráfica, mediante un solo color, en dos dimensiones (en este caso el soporte de trabajo) aquello que el ojo ve en tres dimensiones, es decir, los aspectos que presenta toda imagen: la forma y el volumen. El dibujo es la técnica básica de todas las artes plásticas. Detrás de toda pintura, escultura, diseño, etc, se vislumbra la ejecución de un dibujo previo, ya sea real o mental.

dibujo

El dibujo como manifestación artística

El dibujo es en sí mismo un arte, siendo practicado con profusión por artistas de todas las épocas a lo largo de la historia, no sólo como estudio previo a la obra acabada sino como manifestación artística descriptiva o expresiva. En este sentido cuenta con el concurso de una serie de normas y el análisis de conceptos como la composición, la entonación y la perspectiva.

La escultura

La escultura es el arte de modelar, tallar y esculpir un material, con el fin de representar figuras u objetos en tres dimensiones. Esto quiere decir que, a diferencia de la pintura, que es bidimensional y plana, las esculturas tienen volumen y pueden ser apreciadas no sólo de frente sino desde distintos puntos.

escultura prehispanica

Técnicamente, la escultura es la rama de las artes plásticas que se ocupa de la creación de formas artísticas en tres dimensiones, con muy diversos materiales y formas.

Como la escultura es casi tan antigua como el hombre, en este Icarito solo se abarcará su desarrollo hasta el estilo denominado Rococó.

Desde el comienzo de este arte en tiempos prehistóricos, la principal inspiración de los escultores ha sido la figura humana, aunque con distintas motivaciones o connotaciones.

Las representaciones del hombre primitivo estaban relacionadas con la magia, la religión y también con la utilidad (tallado de herramientas y utensilios). Sin embargo, con el paso del tiempo, estas figuras perdieron su simbolismo y funcionalidad, surgiendo la preocupación por reproducir la belleza. Esta finalidad determinó el nacimiento del “arte de la escultura”.

A medida que se fue desarrollando la civilización, se acentuó la utilización de las figuras humanas tanto femeninas como masculinas, en algunos casos mezclándolas con rasgos animales para representar a los dioses (pueblos mesopotámicos). También es importante la exaltación de los soberanos (egipcios).

escultura paleolitica

Diseño Gráfico

Un lenguaje o una profesión no existen con la creación
de unos signos, unos términos o una actividad aislada
no especializada. En el ámbito del Mediterráneo clásico,
una marca de cantero o de la procedencia de ánforas de
cerámica es, evidentemente, producto de una acción
de diseñar gráficamente pero cuya finalidad es simplemente
identificar, diferenciar, marcar. No existe aún la
función global que conlleva un proyecto de diseño ni
una actividad especializada que suponga la existencia
de personal dedicado a ello ni deseo de materializar una
serie de valores fundamentales, propios de la identidad
a que aluden, en esa representación visual. Tampoco
existe un lenguaje si no existe un alfabeto, ni unos conceptos
visuales que actúen como vocablos, ni una gramática
o sintaxis de esos elementos básicos. Tampoco
se puede hablar de una profesión sin que exista un volumen              diseño prehispaica
considerable de conocimientos, normas, técnicas
y terminología específica para poder desempeñar una
actividad especializada.
El origen del Diseño Gráfico, a partir del lenguaje visual
que genera el sistema heráldico surgido en la Edad
Media, se desarrolla de manera paralela a la verdadera
marca comercial, o emblema institucional, como concepto
visual que pretende la función de materializar
una identidad corporativa. El recorrido de la evolución
en la comunicación visual para llegar a constituir un
lenguaje es el planteamiento de este estudio, que desarrolla
seguidamente los factores que intervinieron en la
necesidad de establecer un código, con unas normas de
uso que optimizaran las posibilidades de un verdadero
sistema de comunicación visual.
La aparición de la señal gráfica con la intención de identificar
algo, ya sea el deseo de dejar constancia de la presencia
personal –mediante una simple huella o trazado
sin más significación– o el recurso para identificar un
lugar, una dirección o un factor numérico se remonta,
evidentemente, a la prehistoria. Este hecho parte del
propio deseo y necesidad instintiva en la evolución del
hombre, de la misma manera que el niño que hace sus
primeros trazados descubre el placer que le transmite la
incidencia con el medio, dejando constancia gráfica de
su acción donde no había nada anteriormente. Más tarde,
igual que el preadolescente siente el placer de transmitir
su identidad mediante su firma o señal personal,
en diferentes soportes y lugares, el hombre ha querido
reafirmar su personalidad/identidad y dejar constancia
de su presencia mediante diferentes tipos de signos personales.
Diversas especies animales sienten esa misma
necesidad de identificarse e identificar a los otros, o los
límites de su territorio, mediante una serie de rasgos,
que no son exclusivamente gráficos.
Esa identidad gráfica, en sentido amplio, puede tener
una función simple en dejar una huella de manera intencionada,
de señalar un referente para cualquier necesidad,
etc. Entenderemos el concepto de la identidad
gráfica como producto de la elaboración de un signo
singular con esa intención identificadora. Es más, incluimos
en ese concepto de identidad no sólo la referencia
hecha al producto, a su procedencia o a la propiedad
de algo, sino también la identidad personal como definición
del individuo como agente que puede desempeñar
una actividad más o menos reseñable pero que
es, en definitiva, quien realiza la acción de marcar. Esa
intención de marcar tendría en este caso la función que
le quiera transmitir su agente.
Sin embargo, el inicio de ese hecho del marcaje es el que
definirá el contenido de este apartado, el que establece
el nacimiento de la marca, tal como la entendemos hoy
en día: “Cronológicamente, la ‘identidad visual’ aplicada
a las actividades productivas, nació con la marca.
Señal material de origen y calidad; distintivo para el
reconocimiento de los productos y de quienes los fabrican.
El marcaje o la acción de marcar, y su resultado,
es el principio mismo de la identidad visual. La marca
tiene aquí en primer lugar, el sentido de la información
funcional: constituye un elemento referencial de orientación                  diseño en la prehistoria
en la localización de un producto entre muchos
otros”1. El hecho de marcar es una acción dirigida a la
identificación y al mismo tiempo a la comunicación.
Las primeras marcas occidentales, en este sentido, las
encontramos ya en la identificación de los bloques de
piedra que definieron los inicios de la arquitectura, propiamente
dicha. Las marcas de cantero y de cantería
identificaron los bloques de piedra en el antiguo Egipto
y en la cultura Micénica. Esta práctica se extendió por
las diferentes civilizaciones del entorno mediterráneo y
se prolongó, durante los siglos por toda Europa, hasta
finales del siglo XVIII fundamentalmente. Las marcas
se aplicaban generalmente grabando mediante presión
con diferentes instrumentos y procedimientos, con la
intención de que permanezca mucho más tiempo de lo
que puede durar una simple señal pintada.

Pintura prehistórica

La pintura prehistórica se encuentra en el interior de cuevas y abrigos naturales, en lugares poco accesibles, donde no se encuentran elementos que hagan pensar que estaban relacionadas con la vida cotidiana, a diferencia de los sitios donde se encontraron grabados y bajorrelieves tallados en la roca, que estaban junto a objetos de uso cotidiano.

La Prehistoria se divide tradicionalmente en tres edades: Piedra, Bronce y Hierro, con características y tecnologías diferentes.

La pintura  prehistórica que se conserva, está en el interior de cuevas y abrigos, y se conoce como arte parietal. Los sitios en los que se encontró pintura prehistórica, son poco accesibles, recónditos, no hay vestigios de vida cotidiana en ellos, lo cual hace creer que eran sitios de acceso restringido, o reservado para ciertas ceremonias. A diferencia de los lugares donde se encontraron grabados y bajorrelieves tallados en la roca, que estaban junto a restos de elementos cotidianos como huesos de animales, trozos de pedernal, vestigios de hogares, etc.

altamira

Las motivaciones de la pintura prehistórica son meras conjeturas, durante el siglo XIX, mucho se hipotetizó sobre ello, las primeras posturas hablaban del “arte por el arte”, pero esta postura fue sustituida por la del carácter mágico religioso, al hallarse tribus de aborígenes australianos y bosquimanos, que decoraban y pintaban sus utensilios y armas, de una manera similar a la que lo hacía el hombre prehistórico. Se estableció entonces el carácter mágico de la pintura prehistórica, como un ritual para favorecer la caza, representando las escenas de la caza por anticipado, con el fin deseado.

Temática de la pintura prehistórica:

Dentro de la temática de la pintura prehistórica del Paleolítico destacan los animales, que reciben un tratamiento naturalista, con una distinción clara. Se destacan las representaciones de caballos, se trata de caballos más pequeños que las razas actuales, de vientre redondeado y claro, con patas cortas.

Algunos tienen el vientre demasiado prominente, lo cual podría indicar que se trata de yeguas preñadas. Se han encontrado unas pocas representaciones de asnos salvajes, comunes en Europa en ese período. Los bisontes son las representaciones que le siguen en importancia, seguidos por uros, ciervos, elefantes, renos e íbices. Raramente se ven osos, rinocerontes lanudos, leones.

Es muy raro encontrar representaciones de peces y pájaros en la pintura prehistórica, aunque se pueden encontrar comúnmente en los objetos grabados.

También hay criaturas fantásticas en la pintura prehistórica, híbridas, que parecen estar hechas con partes de diferentes animales, hasta con rasgos humanos, son los llamados “monstruos”, como el “Mago de les Trois Frères”, que tiene rabo de caballo, piernas y pies humanos, pero las patas delanteras son de oso, y la cabeza tiene barba y astas de reno.

Aparecen además, representaciones de partes humanas, como manos pintadas en negativo y en positivo, falos, vulvas, etc.

Podemos encontrar signos y figuras geométricas en la pintura prehistórica, que no hacen alusión a elementos de la realidad. Estos elementos pueden aparecer solos o con representaciones de animales. La gama de elementos abstractos va desde puntos o líneas, hasta figuras geométricas como rectángulos, triángulos, óvalos, etc. No se poseen datos como para realizar una interpretación fiel de estos elementos y su finalidad.

Técnicas de la pintura prehistórica:

Es común que se aprovechen las características del soporte para delinear la forma de los elementos, por ejemplo los bisontes de Altamira, que se pintaron en salientes naturales, para acentuar su forma. En la pintura prehistórica no existe el concepto de composición, las figuras se representan aisladas, sin relación entre sí, incluso llegan a superponerse.

La perspectiva más usual en estas representaciones el la “perspectiva tordue” (perspectiva torcida), que representa las diferentes partes de las figuras en distintos puntos de vista, por ejemplo los bisontes vistos de perfil, pero con los cuernos de frente. También se utiliza el perfil absoluto con la figura siguiendo la paralela a su contorno y los ojos en tres cuartos, que es la más naturalista. Usan la gradación tonal, dando intensidad al color para insinuar volumen. Esto se ve principalmente con el rojo-ocre que se funde con el negro carbón, para dar realismo.

Para la pintura prehistórica se utilizaban elementos naturales vernáculos, como el óxido de manganeso, para conseguir el negro violáceo, el óxido de hierro, para la gama del ocre al rojo, la madera quemada para los negros. Como aglutinante empleaban, grasa animal, jugos vegetales, y hasta sangre en algún caso.

Para aplicar la pintura, se usaban pinceles de cerdas animales o con sedas. También se utilizaban los dedos y manos, buriles de sílex para contornear las figuras, para luego pintarlas.

No obstante lo primitivo de las pinturas, lograron una adherencia perfecta sobre las rocas que las absorbieron, pudiendo permanecer hasta la actualidad gracias a la ausencia de luz, la temperatura y humedad, constantes.

La pintura prehistórica representa seres vivos en distintas actitudes, galopando, expectantes, estáticos, moviendo alguna parte de su cuerpo. No existen referencias espaciales, las figuras no están insertas en un paisaje real, sino que parecen flotar en el espacio.

Por lo general, las figuras no conforman una narración, sino que están ubicadas de cualquier modo, como si conformaran cada una, un ritual distinto. Aunque podemos encontrar escenas de caza, como en Lascaux, donde se muestra una manada de ciervos que se acerca a un grupo de cazadores.

Escultura Prehistórica

Para la arqueología, la escultura es previa a la arquitectura, y es una práctica artística que aparece en casi todas las tribus. La escultura prehistórica es realizada principalmente en piedra y hueso. Como primeras manifestaciones de escultura prehistórica encontramos utensilios y plaquetas de marfil, y hueso grabados.

Según los hallazgos arqueológicos, la escultura precedió a la arquitectura, y era una forma de arte practicado por casi todas las tribus antiguas.

La escultura prehistórica es un arte mobiliar, realizado principalmente con piedra y hueso, materiales empleados por el hombre primitivo.

Estructura Prehistórica del paleolítico:

Las primeras manifestaciones de la escultura prehistórica en Europa, se encuentran en utensilios y plaquetas de hueso o marfil, provenientes del Paleolítico, de lo que se conoce como Edad del Reno.

escultura prehistoria

La escultura prehistórica de este período es de figuras grabadas, principalmente animales realistas en poses naturales. Además se conservan algunas figurillas de hombres y animales, torpemente talladas en hueso. En el período Magdaleniense, además de los objetos nombrados, encontramos bastones de mando, fabricados con astas de reno o ciervo, con relieves grabados. Durante mucho tiempo se creyó que eran empleados para adivinación o como objetos de distinción. Actualmente se considera que tenían usos prácticos.

Escultura prehistórica del Neolítico:

La escultura prehistórica en el Neolítico presenta ejemplos de amuletos y estatuillas de pizarra, con figuras humanas esbozadas. También podemos encontrar figuras humanas grabadas en grandes rocas al aire libre, como motivo en menhires y monolitos, en relieves grabados en cavernas artificiales, en figuras de barro cocido.

escultura

Historia del neolítico

En lo que se conoce como Edad del Cobre y Bronce, se encuentran idolillos, objetos de metales, o de barro, con dibujos geométricos.

En Mesopotamia, Asia Menor y Egipto, se descubrieron objetos de escultura prehistórica de barro cocido, marfil, piedra, adornados con figuras de animales, vegetales, humanas, pintadas o en relieve.

En la escultura prehistórica monumental, destacan lo menhires, asociados a la Diosa-Madre. Son figuras monolíticas macizas, toscamente desbastadas, por medio de incisiones o bajorrelieves, de tamaño considerable, donde se insinúan rasgos humanos simples, con cabezas y grandes ojos. Las extremidades están ausentes en la mayoría de los casos, y el tronco no está diferenciado. Estos bloques están surcados por algunos signos sobre el sexo y la condición del personaje. La mayoría de estos ejemplos de escultura prehistórica se encuentran en Córcega, Italia, Francia, y la península Ibérica.

Las Venus en la escultura prehistórica:

Entre las diversas figuras de la escultura prehistórica, destacan las Venus, figuras femeninas con algunas partes de su anatomía sobre desarrollada (esteatopigia), lo cual hace pensar que están asociadas a los rituales de fertilidad.

Estas Venus, son estatuillas pequeñas, con figuras femeninas talladas en bulto redondo, asociadas a la fertilidad, por lo cual se las denominó Venus. Presentan rasgos femeninos exagerados (senos, glúteos, caderas, y vientre), mientras que el rostro es inexistente o apenas esbozado. Estas figuras pueden inscribirse en un contorno ovoide.

Las Venus reflejan el culto a la mujer fecunda, que se identifica con el culto a la Madre Tierra. Estas figuras han sido encontradas en muchas partes de Europa, principalmente en Francia.

La Venus de Willendorf (Austria), perteneciente al período Aurignaciense de 22.000-24.000 años de antigüedad, tallada en piedra caliza, y pintada en ocre rojo, los brazos muy pequeños se cruzan sobre el pecho. La cabeza está trabajada con un tocado o peinado muy elaborado.

La Venus de Laussel (Francia), supuestamente del período Solutrense. Es una estatuilla tallada en caliza dura, la figura sostiene en su mano derecha un cuerno de bisonte, tiene 46cm de altura. No tiene rostro, el cuello es alargado y bien definido. Originalmente estaba pintada de rojo.

Un mural

es una pintura hecha directamente en la pared. Desde la antigüedad el hombre ha usado como soporte de sus expresiones artísticas un elemento rígido y duradero como es el muro. Este muro cubierto o no con mortero, sirve para manifestar por medio de la pintura, sus fines religiosos, decorativos o políticos con representaciones geométricas o figurativas. A lo largo de la historia esta técnica se ha ido utilizando como en el arte rupestre del paleolítico, las pinturas Mesopotámicas y sobre todo los grandes lienzos de muros pintados de Egipto .Después, tanto los griegos, como los romanos serán los transmisores y divulgadores de esta forma de expresión a través de la creación y ampliación de nuevas ciudades, sobre todo en el Mediterráneo. A raíz de la caída del Imperio Romano Occidental, Bizancio se convertirá en heredera de esta tradición. Pasa por una etapa en que quedó reducida a su mínima expresión y será en el periodo románico cuando de nuevo surja con fuerza, partiendo de unas composiciones simples y con una paleta de colores primarios . Este desarrollo adquirirá en el gótico gran elegancia, pero será en el renacimiento cuando llegue a una de sus cimas artísticas más altas, revolucionando el mundo visual de la época. El barroco desarrollará técnicamente aquellas formas y gustos que coinciden con su época, para ir decayendo al final del período. Será en el siglo XX cuando la pintura mural se renueve totalmente: se recupera la técnica de la pintura al fresco, y se experimenta con nuevos soportes y pinturas.

Murales infantiles :

También tenemos los murales infantiles que estimulan en los niños la percepción de los colores, tamaños y motivos. Los peques pueden rienda suelta a su imaginación y son parte de sus juegos y su diversión. Son mejores que los cuadros o cenéfas ya que los murales entran en el campo visual del niño.

Los murales personalizan el mundo del pequeño haciendo de su cuarto una área de seguridad donde se puede desarrollar libremente.

mayas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s